México

¡Un viaje perfecto! Por fin todo salió incluso mejor de lo esperado: vuelos en hora, comida riquísima, gente súper amable y sonriente, la ciudad limpia y sin ruidos estridentes, un metro que comunica toda la ciudad (¡cómo echaba de menos el metro!), los autobuses en hora y las carreteras (casi) en perfecto estado.

A punto estuvimos de pasarnos de madrugadores, las puertas de la reserva de las mariposas monarca justo abrían en el momento en que bajábamos el primer pie del coche, cuando nosotros estábamos recogiendo los bártulos llegaban aproximadamente un millón de autobuses escolares (sin exagerar), medio millón de pensionistas preguntando si faltaba mucho por llegar a la cima y los omnipresentes guiris pieles-rojas con su cara rosadita. Madrugar tanto mereció la pena, dentro de la lista de MasterCard de cosas sin precio deberían añadir ver cómo las mariposas monarca están durmiendo en los árboles y revolotean sin parar al despertar con los primero rayos de sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s